23 de abril de 2013

¡¡¡Mamá, quiero ser maruja se muda!!!

Después de unas semanas de andadura, he decidido cambiar el servidor del blog de blogger a weebly. Ha sido una decisión de practicidad... en el nuevo servidor puedo organizar mejor los contenidos y la estética es más flexible. Había utilizado blogger anteriormente, y con buenos resultados, pero para este proyecto encajan mejor las opciones que me proporciona el nuevo servidor.
Esto implica que ya no publicaré más post aquí, las páginas han desaparecido y después de un par de meses también borraré este blog.
Mientras tanto lo mantendré para dar tiempo a todo el mundo a actualizar los enlaces.

A partir de ahora, podéis seguir el blog desde aquí.

Gracias a todos por seguirme, y espero publicar muchos, muchos, muchos post, ya que tengo infinidad de proyectos e ideas en mente :)

1 de abril de 2013

Plantillas Royal Icing (Glasa Real)

En el último post os comenté que andaba dándole vueltas a la idea de hacer cup cakes, pero no es el único proyecto que tengo en mente... hay tres delicias que no dejan de darme vueltas a la cabeza... los consabidos cup cakes, los macarons y, por supuesto, las galletas decoradas con Royal Icing o Glasa Real.
Lo esperable ahora sería indicaros una receta para el icing perfecto, pero no... aún no la tengo porque apena es un proyecto en ciernes, así que cuando experimente, experimente y experimente y dé con una que me satisfaga, la compartiré con todos vosotros.
De cualquier modo no es algo que yo vaya a inventar, en la red tenéis cientos de sitios donde encontrar la receta del icing, pero si hay algo que no abunda tanto... vamos por pasos.
De forma natural, el siguiente paso después de conseguir la receta del icing fue plantearme qué receta de galletas iba a utilizar, y entonces me vino a la mente una imagen casi apocalíptica: docenas de riquísimas galletas echadas a perder por culpa de una decoración penosa y la báscula contándome la de kilos que he engordado porque me dio penita tirarlas.
Por supuesto que he utilizado mil veces la manga pastelera, pero mi experiencia se limita a formar galletas en la bandeja del horno y a decorar con nata, merengue o una ganaché... nunca he utilizado el icing, así que lo más lógico fue plantearme practicar primero sobre un papel de horno al estilo de los tutoriales para hacer transfers (que nadie se alarme si es la primera vez que lee sobre esto, ya iré desgranando el tema poco a poco en posteriores entradas del blog, jeje).
Pues ni corta ni perezosa me embarqué en una intensa búsqueda de plantillas o cualquier cosa similar para poder practicar, digamos, las formas más básica... y hete aquí que no resultó una búsqueda tan sencilla. Sí es cierto que encontré plantillas para transfers, pero eran simplemente el dibujo de una filigrana repetida una y otra vez para tal propósito, hasta que al fin dí con el blog de Karen's Cookies, donde entre los tutoriales que presenta, hay una plantilla para practicar el piping o delineado.
Me pareció justo lo que andaba buscando... los primeros cinco minutos... luego me dí cuenta de que se me iba a quedar un poco corta... la idea es genial, pero estaba demasiado "condensada" para mi gusto, de modo que decidí, inspirándome en la plantilla de Karen - que podéis encontrar aquí - hacerme la mía propia y del mismo modo que cuando escribo nunca se cuándo voy a acabar porque me lío y me lío, con esto me ha pasado igual.
De una página pasó a cinco con las formas y movimientos más básicos, complicándolos poquito a poco y al final no me pude resistir a utilizar unas shapes preciosas de photoshop y también incluí una pagina con marcos y otra con corazones.
Bueno, pues una vez terminado el trabajo, y antes de ponerme a utilizarlas de forma compulsiva, os dejo las imágenes y los enlaces para descargarlas en tamaño A4... no serán perfectas, seguramente las modificaré cuando vea que no me apaño bien con ellas, y puede que no todo el mundo le encuentre utilidad, pero por si hay alguien que se ha roto la cabeza como yo buscando y buscando plantillas para practicar, aquí os dejo mi granito de arena sobre el tema.

Descargar
Descargar
Descargar
Descargar
Descargar
Descargar
Descargar







27 de marzo de 2013

Cajas para cup cakes



Últimamente me estoy planteando meterme de lleno en el mundo de los cup cakes - ¿que sería una maruja al estilo Bree sin la cocina oliendo a bizcocho y montañas de cup cakes por todas partes? - ... siempre me han encantado, son una monada y seguro que hay recetas buenísimas, jejeje.
En general, quien me conoce sabe que me gusta darle muchas vueltas a las cosas y contemplar todos los aspectos de un proyecto antes de iniciarlo, así que llevo unos días mirando tiendas, buscando alguna que quede cerca de mi casa donde comprar algunas cosillas y, entre todo lo que necesitaré - soy muy perfeccionista, y la presentación me parece el 50% de un buen postre - está el tema de las cajitas para llevar los cup cakes.
La solución más sencilla sería ir a una tienda y comprar una preciosa cajita de cup cakes y listo... pero no... quizá es que me gusta complicarme la vida o quizá es que una de las cosas que tengo en común con mi idolatrada Bree es que me gusta hacer yo misma todo cuanto puedo, así que me he puesto a navegar por videos y tutoriales hasta que he encontrado este tutorial de Espe Saavedra que me ha encantado. Es sencillo y elegante y da juego para adaptar la decoración a todo lo que se te ocurra.
Más adelante seguro que compartiré con vosotros algunas cajitas individuales, pero por ahora la visión de una caja con media docena de preciosos cup cakes me vuelve loca :)

Bueno, pues aquí os dejo el video tutorial y el enlace a su post, así como a las plantillas para recortar. Es sencillísimo de hacer y encontrareis el material en cualquier papelería... cartulina, forro transparente de libros, tijera, una regla y pegamento. Una de las cosas que más me ha gustado es que no utiliza ni pistola de cola caliente, ni ningún "cacharrito" especial para recortar... no tendría sentido hacerlo en casa si sale más caro el material que la caja comprada, ¿no?

Enlace al post aquí.
Plantillas aquí, aquí y aquí.




Espero que lo disfruteis.

26 de marzo de 2013

Recipientes para horno: Otros moldes de cocción

MOLDE PARA SOUFFLÉ

Tiene los bordes altos para que los soufflé puedan subir mucho, y suelen ser redondo o cilíndrico y acanalado. Su capacidad varía entre 125 ml y unos dos litros. Se usan para todo tipo de recetas: frías , calientes, dulces y saladas.

Moldes de soufflé

MOLDES INDIVIDUALES PARA SOUFFLÉ

Este molde de soufflé de porcelana, con un diámetro de 7,5 a 10 cm, se emplea para cocer y servir individualmente postre dulces o salados.

Moldes individuales para soufflé

FUENTE DE ASAR

Estas fuentes hondas de vidrio refractario, porcelana o cerámica se comercializan en una gran variedad de tamaños y se utilizan para hornear tanto platos principales como guisos o guarniciones. Muchas tienen asas para sujetarlas más fácilmente. Los tamaños más habituales son de 2,5 a 5 litros.

Fuente de asar


MOLDE PARA PAN

El molde estándar para pan mide entre 20 y 30 cm de largo, entre 10 y 13 de ancho y entre 7,5 y 20 de alto. Está fabricado en aluminio, acero inoxidable o aluminio cubierto de acero, así como en vidrio refractario  Se utiliza para cocer panes dulces y salados, bizcochos, pasteles de carne y terrinas.

Moldes para pan


MOLDES PARA MOJICONES, MUFFINS Y CUP CAKES

Normalmente estos moldes tienen capacidad para 6 o 12 magdalenas - o mojicones o cup cakes, que son del mismo tamaño - , y cada hueco para unas seis cucharadas de masa. También los hay con huecos más grandes (para muffins) o en miniatura. Generalmente, están fabricados en aluminio o acero y con cobertura antiadherente.

Molde para muffins

FLANERAS

Son semejantes a los moldes para mojicones, pero se utilizan para hacer flanes una mezcla rica en huevos. Estos vasitos hondos y más estrechos por la base - los antiguos de hierro colado y los má actuales de acero negro con varillas metálicas para unir los recipientes - favorecen que la preparación sea más esponjosa. También existen flaneras para un flan grande en lugar de porciones individuales, y muchos cuentan con una tapa para realizar la cocción al Baño María y evitar que el agua salpique la mezcla.

Flaneras individuales

LÁMINA DE SILICONA (SILPAT)

Este material flexible, antiadherente y resistente al calor se utiliza para forrar las placas de horno, por lo que no hay que engrasarlas. Permite manejar fácilmente las pastas delicadas.

Lámina de silicona


REJILLAS DE ENFRIADO

Estas rejillas disponen de unas patas que las separan de la superficie de trabajo, lo que permite que el aire circule y evita que quede humedad bajo la base de los alimentos horneados. Las rejillas e enfriado se comercializan en muchos tamaños. Las cuadradas o rectangulares se utilizan para galletas o pasteles pequeños; y las redondas, para tartas y empanadas. Elige bandejas de metal resistente.

Rejilla de enfriado

Fuente: WILLIAMS-SONOMA, Inc. Utensilios y técnicas de cocina. Cármen Suarez Menéndez (trad.) 1ª Ed. Barcelona; Círculo de Lectores, 2.008. 350 p. ISBN: 978-84-672-3073-4.

25 de marzo de 2013

Recipientes para horno: Moldes para bizcochos y pasteles

MOLDES REDONDOS

Elige moldes fuertes, sin soldaduras y de buena calidad. Los mejores son de aluminio o de aluminio cubierto de acero, aunque también se fabrican en acero inoxidable y acero negro. Si sueles hacer pasteles rellenos con varias capas, compra al menos dos moldes redondos de los tamaños que más utilices. Los más corrientes son de 20 o 23 cm de diámetro y de 4 o 5 cm de alto.

Molde redondo

MOLDES CUADRADOS

Se comercializan en los mismos materiales que los redondos (y también en Pirex) y, generalmente, están hechos de una la pieza. Estos moldes son ideales para brownies y pasteles sin relleno. El tamaño habitual es de 20 o 23 cm de largo por 5 cm de alto.
Moldes cuadrados


MOLDES RECTANGULARES

Utiliza estos moldes, que generalmente miden 33 x 23 cm y 5 o 6 cm de alto, para cocer pasteles en capas, brownies y pasteles de café. También puedes utilizar estos moldes para hacer guisos.

Molde rectangular


MOLDES DESMONTABLES

Estos moldes de metal funcionan por medio de un mecanismo de palanca. Cuando están cerrados forman una sola pieza con el fondo. Al abrir la palanca, el aro se expande y la base queda liberada, lo que permite retirar el pastel con facilidad. Los moldes desmontables se utilizan para pasteles difíciles de desmoldar, como los pasteles de queso o los de mousse. Aunque los hay de muchos tamaños, el más común es el de 23 cm de diámetro. Elige moldes hechos de acero de grueso calibre. Algunos también están recubiertos de una película antiadherente. En ocasiones puedes encontrarlos en juegos de tres moldes.

Molde desmontable


MOLDE DE ROSCA

Es cualquier molde con un tubo central y una forma que permite que un pastel alto y esponjoso suba y se cueza uniformemente tanto por el centro como por los lados. Un molde como el de la fotografía es el más corriente y, generalmente, la superficie es lisa para que el pastel suba con más facilidad. También los hay de fondo extraíble, así es más fácil desmoldar, y lo quey con unas pequeñas "patas" en el borde, lo que permite que permanezca separado de la superficie de trabajo mientras se enfría y que no se humedezca. Los más habituales son los moldes de rosca de 25 cm de diámetro con capacidad para tres litros de masa. Puedes utilizar este molde también para hacer otros pasteles, pero antes debes untarlo con abundante mantequilla y/o harina antes de usarlo.

Moldes de rosca


MOLDE DE ROSCA ACANALADO (BUNDT CAKE)

Este molde de rosca especial, de origen alemán y austriaco  generalmente está hecho de aluminio fundido, con o sin recubrimiento antiadherente, y tiene los laterales profundamente ondulados, lo que caracteriza a los densos pasteles que se cuecen en él. Gracias al agujero central, el acabado y desmoldado es más fácil que en un molde redondo.

Distintos moldes para Bundt Cake

Fuente: WILLIAMS-SONOMA, Inc. Utensilios y técnicas de cocina. Cármen Suarez Menéndez (trad.) 1ª Ed. Barcelona; Círculo de Lectores, 2.008. 350 p. ISBN: 978-84-672-3073-4.

24 de marzo de 2013

Manchas difíciles



Una de las cuestiones que más quebraderos de cabeza puede dar al novato en casa es esa mancha que se resiste y que una madre siempre sabe como eliminar de forma inmediata, pero que a nosotros siempre nos hace burla desde el tendedero o la tabla de la plancha, cuando ya pensabas que te habías deshecho de ella.
Aquí os dejo una lista de algunas manchas complicadas, y los remedios de toda la vida para que desaparezcan de una vez. No te olvides de probar primero el método en una esquinita o en un bajo que no se vea antes de estropear la prenda definitivamente.

* Aceite de oliva o girasol: aplica un quitamanchas para grasas (derivado del petróleo) sobre la mancha y lávala con tu detergente habitual.
* Betún: aplica esencia de trementina con un algodón sobre la mancha y lávalo con tu detergente habitual.
* Bolígrafo o tinta: frótalo suavemente con un algodón empapado en alcohol y después lávalo con tu detergente habitual.
* Brea o alquitran: si tienes una toalla que has manchado en la playa con alquitrán, aplica sobre la mancha un poco de aguarrás y después lávalo con tu detergente habitual.
* Café o té: limpialo con una disolución de bórax disuelto en agua tibia y luego lávalo con tu detergente habitual.
* Cerveza: ava la prenda con agua tibia.
* Chocolate: trata la prenda con agua hirviendo y glicerina, y vuelve a tratarla con agua y alcohol.
* Cera: rasca con cuidado la cera, y plancha la prenda con la plancha caliente, colocándola entre dos papeles secantes, o papel de cocina, para que absorva la mayor cantidad de cera. Frótala después suavemente con algún disolvente y por último lávala con tu detergente habitual.
* Clara de huevo: deja la prenda en remojo 2 ó 3 horas y luego lávala con tu detergente habitual.
* Ceras o pomadas: aplica un disuelvemanchas y deja la prenda en remojo durante un par de horas con tu detergente habitual. Por último lávala como de costumbre.
* Caldo: aplica zumo de limón con sal disueltos en agua caliente y luego lava la prenda con tu detergente habitual.
* Esmalte de uñas: aplica acetona (recuerda que sólo en prendas que no sean de acetato, o se lo "comerá") y después lávala con tu detergente habitual.
* Fruta: introduce inmediatamente la prenda en agua tibia con zumo de limón. Si es blanca o de color resistente puedes intentarlo con zumo de limón sin diluir.
* Helado: ponlo a remojo con agua y detergente. Si la mancha es coloreada, frótala antes suavemente con un algodón impregnado en agua oxigenada. Luego lávala con tu detergente habitual..
* Licor: frota inmediatamente con agua tibia y lávalo con tu detergente habitual.
* Manchas amarillas en la sábanas: si tienes un juego de sábanas blancas que se ha amarilleado con el tiempo o de estar guardado en un armario, déjalo en remojo con bicabornato y después lávalo con un producto blanqueante, como Azulete o algún blanqueante para cortinas.
* Mayonesa: quita los restos y utiliza una disolución de agua y bórax.
* Mostaza: remójalo en una disolución de amoníaco o en agua con vinagre.
* Nata: utiliza agua con un poco de amoniaco antes de lavarlo con tu detergente habitual.
* Pintalabios: quita la mancha con una esponja o un algodón mojado en glicerina y luego lávalo como de costumbre.
* Tomate: utiliza agua caliente con unas gotas de amoniaco antes de lavarlo con tu detergente habitual.
* Vino: cubre la mancha con sal o introduce inmediatamente la prenda en agua tibia con detergente.
* Yema de huevo: trátalo con agua enjabonada a la que le habrás añadido un poco de amoniaco.


Fuentes:
www.mercadona.es
Thema Equipo editorial, S.A.. La gran cocina paso a paso. 1ª Ed. Barcelona; Ediciones Rueda J.M., S.A., 2.000. 196 p. ISBN: 84-95060-03-5

23 de marzo de 2013

Macarrones con queso

Siguiendo con las recetas de Mujeres Desesperadas, igual que la Paella picante, en el primer capítulo, Susan prepara los archiconocidos Macarrones con queso que tanto vemos a los personajes de series y películas americanas devorar como si no hubiera un mañana.
Esta receta la he sacado de la revista Food & Wine... qué mejor fuente para una receta tan yanki :)

Foto de James Baigrie

INGREDIENTES

- 2 tazas de coditos
- 4 cucharadas de mantequilla sin sal
- 1/4 taza de harina
- 3 tazas de leche
- Sal y pimienta recién molida
- 2/3 taza de queso parmesano recién rallado
- 2 tazas de queso rallado mezclado, como el que se usa para las pizzas... en la receta original indica Mimolette, Gouda y Vella, aunque la mezcla típica que podemos encontrar en los supermercados servirá igual de bien.

PREPARACIÓN

Precalienta el horno y, mientras, pon a hervir agua en una olla (yo siempre le añado un chorrito de aceite y una hojita de laurel, que le da un saborcito más rico). Cuando hierba, blanquea el agua, es decir, añadele la sal y a continuación la pasta. Déjalos hervir según indique el paquete, para que queden al dente.
Una vez cocidos, escúrrelos bien y resérvalos.
Mientras cueces la pasta, en otra olla derrite la mantequilla a fuego lento. En cuanto esté derretida, retírala el fuego y añádele la mantequilla poco a poco, sin dejar de remover, para que no se formen grumos. Se formará una pasta suave, como plastilina... en ese momento, ve añadiendo la leche y bate hasta que sea una crema suave y vuélvela a poner al fuego, de nuevo sin dejar de remover, hasta que esté espesa.
Retíra la olla del fuego y añade la mezcla de quesos rallados hasta que se derritan. Por último salpimenta al gusto.
Cuando la salsa esté lista, añade la pasta previamente cocida y remuevela bien hasta que esté totalmente impregnada de la salsa. Pasa la pasta a una fuente apta para horno y espolvoréala con el queso parmesano e introdúcela en la parte superior del horno unos 5 minutos, hasta que se gratine.
Cuando esté el queso dorado, sácala del horno y déjala reposar unos 5 minutos antes de servirla.

Toque Bree: Puedes preparar la salsa con antelación y conservarla en la nevera hasta 48 horas. Recuerda entonces calentarla bien antes de mezclarla con la pasta, para que adquiera una consistencia lo suficientemente suave para que se mezcle bien.