24 de marzo de 2013

Manchas difíciles



Una de las cuestiones que más quebraderos de cabeza puede dar al novato en casa es esa mancha que se resiste y que una madre siempre sabe como eliminar de forma inmediata, pero que a nosotros siempre nos hace burla desde el tendedero o la tabla de la plancha, cuando ya pensabas que te habías deshecho de ella.
Aquí os dejo una lista de algunas manchas complicadas, y los remedios de toda la vida para que desaparezcan de una vez. No te olvides de probar primero el método en una esquinita o en un bajo que no se vea antes de estropear la prenda definitivamente.

* Aceite de oliva o girasol: aplica un quitamanchas para grasas (derivado del petróleo) sobre la mancha y lávala con tu detergente habitual.
* Betún: aplica esencia de trementina con un algodón sobre la mancha y lávalo con tu detergente habitual.
* Bolígrafo o tinta: frótalo suavemente con un algodón empapado en alcohol y después lávalo con tu detergente habitual.
* Brea o alquitran: si tienes una toalla que has manchado en la playa con alquitrán, aplica sobre la mancha un poco de aguarrás y después lávalo con tu detergente habitual.
* Café o té: limpialo con una disolución de bórax disuelto en agua tibia y luego lávalo con tu detergente habitual.
* Cerveza: ava la prenda con agua tibia.
* Chocolate: trata la prenda con agua hirviendo y glicerina, y vuelve a tratarla con agua y alcohol.
* Cera: rasca con cuidado la cera, y plancha la prenda con la plancha caliente, colocándola entre dos papeles secantes, o papel de cocina, para que absorva la mayor cantidad de cera. Frótala después suavemente con algún disolvente y por último lávala con tu detergente habitual.
* Clara de huevo: deja la prenda en remojo 2 ó 3 horas y luego lávala con tu detergente habitual.
* Ceras o pomadas: aplica un disuelvemanchas y deja la prenda en remojo durante un par de horas con tu detergente habitual. Por último lávala como de costumbre.
* Caldo: aplica zumo de limón con sal disueltos en agua caliente y luego lava la prenda con tu detergente habitual.
* Esmalte de uñas: aplica acetona (recuerda que sólo en prendas que no sean de acetato, o se lo "comerá") y después lávala con tu detergente habitual.
* Fruta: introduce inmediatamente la prenda en agua tibia con zumo de limón. Si es blanca o de color resistente puedes intentarlo con zumo de limón sin diluir.
* Helado: ponlo a remojo con agua y detergente. Si la mancha es coloreada, frótala antes suavemente con un algodón impregnado en agua oxigenada. Luego lávala con tu detergente habitual..
* Licor: frota inmediatamente con agua tibia y lávalo con tu detergente habitual.
* Manchas amarillas en la sábanas: si tienes un juego de sábanas blancas que se ha amarilleado con el tiempo o de estar guardado en un armario, déjalo en remojo con bicabornato y después lávalo con un producto blanqueante, como Azulete o algún blanqueante para cortinas.
* Mayonesa: quita los restos y utiliza una disolución de agua y bórax.
* Mostaza: remójalo en una disolución de amoníaco o en agua con vinagre.
* Nata: utiliza agua con un poco de amoniaco antes de lavarlo con tu detergente habitual.
* Pintalabios: quita la mancha con una esponja o un algodón mojado en glicerina y luego lávalo como de costumbre.
* Tomate: utiliza agua caliente con unas gotas de amoniaco antes de lavarlo con tu detergente habitual.
* Vino: cubre la mancha con sal o introduce inmediatamente la prenda en agua tibia con detergente.
* Yema de huevo: trátalo con agua enjabonada a la que le habrás añadido un poco de amoniaco.


Fuentes:
www.mercadona.es
Thema Equipo editorial, S.A.. La gran cocina paso a paso. 1ª Ed. Barcelona; Ediciones Rueda J.M., S.A., 2.000. 196 p. ISBN: 84-95060-03-5

No hay comentarios:

Publicar un comentario